Ir al contenido
Blogs de Industria de Microsoft

Los modelos de riesgos en la era del cloud

En un sector donde la predicción de los riesgos es el quid de la cuestión, muchas aseguradoras ignoran una de las mayores amenazas a las que se enfrentan en la actualidad: sus propios sistemas heredados. El cloud presenta una oportunidad de emplear modelos de riesgos más avanzados, seguros y eficientes, pero las compañías de seguros siguen sin decidirse a avanzar. Es comprensible, ya que las aseguradoras tienden a ser más conservadoras en lo que respecta a adoptar nuevas tendencias.

Pero el cloud es mucho más que una palabra de moda. Está afectando al sector de los seguros e impulsando la innovación a un ritmo inaudito. El resto del mundo se está trasladando al cloud, y las compañías de seguros que no lo adopten pronto correrán el riesgo de quedarse atrás. Es probable que acaben con una funcionalidad de modelado limitada, costosas expansiones de sus infraestructuras locales y una mayor vulnerabilidad a las infracciones de seguridad.

el mayor

Una capacidad de proceso limitada implica un potencial de modelado limitado

Para obtener modelos de riesgos precisos, la velocidad y la capacidad son fundamentales. Las aseguradoras siempre están buscando soluciones que proporcionen la capacidad de proceso necesaria para ejecutar modelos más rápidamente y de manera que abarquen más escenarios. Pero la mayoría de las compañías de seguros, actualmente, carecen de los recursos necesarios. Según un estudio de 2014, dos tercios de las aseguradoras aún ejecutaban modelos actuariales en aplicaciones de escritorio y PC individuales. Estas herramientas no disponen de la capacidad de procesamiento necesaria para los modelos de riesgos más eficaces.

Las compañías de seguros tienen a su alcance un volumen de datos sin precedentes, pero esos datos se están desaprovechando, al no contar con la capacidad que hace falta para convertirlos en conocimiento. Los procesadores de baja capacidad no pueden administrar la carga de los flujos de datos sin procesar que contienen información útil y granular sobre los clientes. Por el contrario, las compañías de seguros se ven obligadas a recurrir a generalizaciones y datos demográficos poco adecuados, y su limitada capacidad de análisis hace que los modelos de riesgos sean menos precisos. La consecuencia es que estas compañías están perdiendo frente a competidores más competentes en cuestiones tecnológicas, capaces de ofrecer precios más precisos.

Una mayor precisión en la evaluación de riesgos no solo comporta mayores ingresos: cada vez más, es un requisito para las compañías de seguros. Las nuevas normas, como la directiva Solvencia II, la Ley Dodd Frank y las Normas Internacionales de Información Financiera, exigen a las aseguradoras que estas ejecuten modelos más complejos con mayor frecuencia. Esto resulta especialmente difícil para las compañías de seguros multinacionales, obligadas a cumplir con una gran variedad de requisitos reglamentarios. La mayoría de las aseguradoras no pueden satisfacer estas exigencias con su infraestructura actual, y ampliarla es costoso y requiere mucho tiempo.

A medida que aumentan la cantidad y la variedad de datos específicos de los clientes de los que dispone el sector de los seguros, su capacidad de proceso tiene que seguirles el ritmo. La tecnología del cloud es un sustituto muy eficaz de los sistemas heredados. Su inmensa capacidad de entrada de datos aporta a las compañías aseguradoras la escala y la capacidad informática necesarias para realizar análisis de forma rápida y simultánea. Si la combinan con la tecnología de machine learning que analiza los datos con una inteligencia cada vez mayor, las aseguradoras pueden evaluar de un modo más preciso el riesgo, la fidelización de sus clientes y el fraude.

Ampliar la infraestructura local conlleva un coste inasumible

Si quieren ampliar la capacidad de proceso lo suficiente como para cumplir con los reglamentos y competir en el mercado, las aseguradoras que se aferren a la tecnología local tendrán que invertir millones de dólares en mejoras de las infraestructuras, que pueden quedarse obsoletas muy rápidamente. Además, no siempre se necesita la misma capacidad informática: una aseguradora puede usar 2.000 núcleos normalmente, pero puede necesitar 5.000 o 10.000 para elaborar los modelos de riesgos trimestrales o anuales. La falta de flexibilidad de los modelos locales hace que las compañías mantengan una capacidad que no usan o que no puedan afrontar los picos inesperados de la demanda.

Las aseguradoras necesitan una solución que sea flexible y, al mismo tiempo, rentable. La computación en el cloud permite a las compañías acceder a una capacidad de proceso extremadamente alta según sus necesidades. Las soluciones SaaS con precios acordes con el modelo de consumo ofrecen flexibilidad, y el coste total de propiedad es significativamente más bajo. Las compañías pueden prever un ahorro considerable en sus costes de TI solo con trasladar su infraestructura al cloud.

Los sistemas heredados son más vulnerables a los ataques

Es natural que a las compañías aseguradoras les preocupe el riesgo que supone trabajar en el cloud. Pero, en la mayoría de los casos, se encuentran con que el proveedor de servicios en el cloud aplica requisitos y estándares de seguridad más exigentes que los de su propio centro de datos. Hay pocas organizaciones que puedan replicar por su cuenta los procesos operativos y las medidas tecnológicas de protección que han desarrollado proveedores tecnológicos como Microsoft para proteger los servicios de cloud empresariales y cumplir una gran variedad de normas internacionales.

MetLife

Las compañías aseguradoras con mayor visión de futuro se están dando cuenta de los riesgos inherentes de la tecnología heredada y están tomando medidas para mantenerse un paso por delante. MetLife es una de esas compañías adelantadas. Presta servicios a cien millones de clientes en casi cincuenta países y es una de las mayores compañías de seguros de vida del mundo. MetLife creó un entorno de procesamiento llamado Entorno de Modelos Actuariales Integrados de MetLife (MIAME, por sus siglas en inglés), una solución integral de informática en malla de alto rendimiento, con Microsoft HPC Pack, Windows Server, Microsoft Analytics Platform System y Microsoft SQL Server. Con el fin de aumentar la capacidad de computación, la velocidad y el rendimiento al mismo tiempo que reducía los costes, MetLife trasladó a la plataforma de cloud Microsoft Azure la parte más voluminosa de la informática de alto rendimiento y el procesamiento de datos que requería MIAME. Así, MetLife puede aprovechar al máximo la flexibilidad y la escalabilidad de su funcionalidad de procesamiento de datos para realizar cálculos actuariales más rápidos y precisos, y ahorrar con ello unos costes de infraestructura significativos, lo que conlleva un mayor valor tanto para los clientes como para la compañía.

MetLife necesitaba una plataforma que se integrara bien con sus herramientas y procesos actuales. Por eso, la plataforma de computación en el cloud Microsoft Azure fue su primera opción. Al aprovechar Azure para procesar los inmensos cálculos financieros de gran complejidad que necesita realizar MetLife cada mes, esta compañía logra varios objetivos. En los momentos de máxima actividad, MIAME puede ampliarse de forma exponencial para satisfacer las necesidades empresariales y reglamentarias, lo que permite obtener resultados más rápido. Al usar el cloud de Microsoft en vez de seguir ampliando su propia infraestructura de procesamiento, MetLife espera ahorrar entre un 45 % y un 55 % en costes de infraestructura, con respecto a lo que se gastaría para poder cumplir con los plazos de entrega de los informes usando sistemas locales. Esto genera también un ahorro para la compañía año tras año.

Riesgo de la informática externa con el cloud de Microsoft

Teniendo en cuenta los inmensos ahorros y el gran potencial de precisión que han logrado compañías como MetLife al adoptar la computación en el cloud, la tecnología es cada vez más un requisito, y no una opción, para las aseguradoras. Microsoft Azure, una plataforma líder de cloud público, ofrece una capacidad superior para crear modelos de riesgos. Azure proporciona una avanzada funcionalidad de análisis combinada con un entorno basado en el cloud, que evita las limitaciones de los sistemas heredados y las aplicaciones de ISV anteriores, con el mantenimiento periódico que precisan. Gracias a su inigualable escalabilidad, sus precios flexibles y acordes con el modelo de consumo, y la disponibilidad de entornos de cloud e híbridos, Azure permite a los clientes dejar los requisitos tecnológicos en manos de Microsoft y, al mismo tiempo, mantener el control de los datos. Las asociaciones de Microsoft con proveedores de soluciones como Willis Towers Watson, Milliman, FIS y GGY crecen continuamente, lo que demuestra la gran cantidad de servicios que puede ofrecer Azure al sector de los seguros.

Microsoft ha realizado inversiones considerables para desarrollar una plataforma que aporte la seguridad, la privacidad, el cumplimiento normativo y la transparencia necesarios en el sector de los servicios financieros. Cuando las compañías usan Azure, se benefician del tamaño y la experiencia inigualables de Microsoft en la ejecución de servicios online conformes con la normativa en todo el mundo. Azure cumple con una gran variedad de estándares internacionales y específicos del sector, como FISC, IRS 1075 y las PCI DSS de nivel 1. Puede obtener más información sobre nuestras prácticas visitando el Centro de confianza de Microsoft Azure, que proporciona información detallada sobre seguridad, privacidad y cumplimiento normativo en relación con nuestros servicios de cloud, para ayudar a los clientes a llevar a cabo sus propias evaluaciones reglamentarias.

Las compañías de seguros que no se decidan a adoptar el cloud se quedarán atrás en cuestión de capacidad de procesamiento de modelos de riesgos y tendrán problemas para cumplir los reglamentos dentro del plazo establecido, además de ser más vulnerables a las amenazas de seguridad. Los riesgos de mantener sistemas de TI obsoletos son tan grandes como las oportunidades que ofrecen el cloud y la tecnología de machine learning. Obtenga más información sobre lo que pueden ofrecer la computación en el cloud y la tecnología de machine learning a las compañías de seguros en www.microsoft.com/insurance.