Ir al contenido
Blogs de Industria de Microsoft

El marketing digital con Microsoft Marketing: por qué la neurociencia y la economía conductual deben estar en el kit de herramientas de todo vendedor digital.

science-of-relationships-capture

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Cómo funciona la mente? Durante miles de años, esta pregunta ha sido el centro de las conversaciones sobre filosofía, religión, psicología, sociología, biología y neurociencia. Si bien abundan las hipótesis, hay relativamente pocas respuestas concretas. Sin embargo, los avances realizados en los últimos 20 años en tecnología de obtención de imágenes del cerebro nos han proporcionado una visión sin precedentes sobre cómo funciona el cerebro, al menos, mecánicamente.

A partir de los resultados sobre el comportamiento, obtenidos a lo largo de décadas de investigaciones realizadas por los psicólogos, los científicos están formando una idea cada vez más clara acerca de cómo funciona la mente, qué es lo que nos motiva y la lógica que subyace a nuestros comportamientos, aparentemente irracionales. Como vendedores que incursionan en el marketing digital con Microsoft Marketing, podemos aprovechar esta información para ayudar a nuestros clientes a tomar mejores decisiones y para entablar relaciones más sólidas con ellos.

Economía conductual y neuroeconomía

En 2002 se produjo una fuerte revolución en el ámbito de la economía cuando se le concedió el Premio Nobel de Economía a Daniel Kahneman, un psicólogo. Esta práctica de combinar la economía y las ciencias conductuales es lo que se conoce ahora como economía conductual. Aunque esta área de estudio ha estado entre nosotros al menos desde mediados de la década de 1990, el logro de Kahneman aportó un nivel necesario de legitimidad a ese campo y determinó que es indispensable considerar variables conductuales en el ámbito del marketing digital contemporáneo.

Pero, ¿qué es la economía conductual exactamente? La economía conductual y la neuroeconomía son campos interdisciplinarios y transdisciplinarios que integran la economía con las ciencias conductuales y las neurociencias, respectivamente. Se desarrollaron como un método para explicar algunas de las incoherencias vistas en las teorías económicas tradicionales. Los principios económicos sugerirían que dadas dos opciones de valores diferentes, las personas elegirán la opción más valiosa.

Sin embargo, varios estudios han demostrado que las personas no lo hacen siempre.

Si tiene una empresa y su fuente de ingresos depende de los clientes, debe conocer la respuesta.

Lea el artículo completo.