Ir al contenido
Blogs de Industria de Microsoft

WinSenga expande el acceso a cuidado pre-natal en África con una alternativa de ultrasonido basada en smartphone

Wubwub. Wubwub. Wubwub.

El momento en que un ultrasonido permite a una futura madre escuchar el corazón de su bebé que está por nacer, es inmenso.  Pero muchas mujeres embarazadas alrededor del mundo nunca lo van a experimentar.

En muchos países el cuidado pre-natal es una labor costosa, complicada y desigual. En Uganda, el gobierno recomienda cuatro visitas pre-natales para madres embarazadas, pero las mujeres –en especial aquellas que viven en zonas rurales– no siempre cuentan con el dinero, el tiempo o los medios para viajar y ver a un doctor en un centro médico. Por lo general buscan a parteras locales para que les ayuden, pero estas no siempre tienen acceso a equipo médico moderno.

https://www.youtube.com/watch?v=qpeNOHmy2wE

Un grupo de jóvenes desarrolladores africanos decidieron de manera reciente, utilizar la tecnología para enfrentar este problema. Su compañía, Cipher256, creó un ultrasonido basado en un smartphone de nombre WinSenga, un económico fetoscopio que se conecta a un teléfono móvil y es operado a través de una aplicación. En el pasado, las futuras madres tenían que imaginar lo que doctores y parteras escuchaban mientras utilizaban aparatos viejos para detectar el latido del corazón del bebé. El dispositivo WinSenga permite a doctores y parteras monitorear de manera más sencilla la salud de un feto, pero también permite a las madres ser parte de la experiencia, pues les permite escuchar el suave sonido del corazón de su bebé a través de sus audífonos.

Wubwub. Wubwub. Wubwub.

“No solo es una gran manera de dar seguimiento a la salud de la embarazada y estar alertas por si hay alguna complicación. Da tranquilidad a las madres. Ellas siempre quieren escuchar el latido del corazón de sus bebés”, comentó Joshua Okello, co-fundador y líder de equipo en Cipher256.

“Les da la seguridad de que el bebé en verdad está bien”, agregó Edmund Ainebyona, gerente general de Cipher256. “También las hace felices”.

WinSenga_02

WinSenga tuvo su inicio hace unos años cuando la competencia Imagine Cup de Microsoft inspiró a los entonces estudiantes Okello y Aaron Tushabe a utilizar sus habilidades en ciencias de la computación para resolver algunos de los problemas mundiales más grandes. Ellos se sintieron conmovidos por las apuradas madres que viven fuera del alcance de cuidado médico moderno.

En 2013, se registraron alrededor del mundo un estimado de 3 millones de muertes de recién nacidos y más de 2 millones de partos con fetos muertos, junto con 200 mil muertes maternas, comentó Okello.

“¿Adivinen dónde se registraron la mayoría de estos casos? En países en desarrollo. ¿Pero exactamente en dónde? Más del 60 por ciento de estos se presentan en el África Subsahariana. Si hacen números, la mayoría de los mil doscientos millones de personas que hay en África viven en esa área en particular”, mencionó Okello.

Al mejorar la experiencia para las futuras madres e incluso tal vez el resultado de su embarazo, el equipo espera que puedan “cambiar la página” en África –y más allá.

“Las madres son en la actualidad la piedra angular de cada comunidad africana que conozco. Cada estadística muestra que tener madres saludables en cualquier comunidad, significa mejores niveles de educación, mejor desarrollo socioeconómico para la comunidad entera –un mejor futuro”, comentó Okello.

Ainebyona agregó: “Básicamente creemos que WinSenga será capaz de cruzar las fronteras y ayudar a otros países a hacer frente a los mismos problemas”.

WinSenga_03

Su idea de reinventar el ultrasonido ganó las Finales Nacionales de África del Sur y el Este de Imagine Cup de Microsoft en 2012 y consiguió una subvención de 50 mil dólares en el Social Innovation Summit en Silicon Valley.

Adicional a la subvención, Microsoft le ha brindado mentoría al equipo, acceso a software y a consejos técnicos durante todo el camino para ayudarles a convertir su concepto en una empresa nueva. Cipher256 ahora cuenta con varios empleados y sus fundadores brindan mentorías a otros jóvenes entusiastas de la tecnología. En la actualidad, el equipo trabaja en el tercer prototipo de WinSenga y el dispositivo ha comenzado a ser probado por un obstetra y por parteras en algunas clínicas en Uganda. Cipher256 busca aprobación regulatoria por parte de las autoridades en Uganda para comenzar pruebas clínicas formales en 2016.

“Las pruebas clínicas nos ofrecerán una gran cantidad de datos sobre el estado del dispositivo: qué tan preciso es en comparación con dispositivos estándar como el Doppler fetal o también comparado a lo que los demás utilizan. Esos son los tipos de comentarios que necesitamos recibir”, mencionó Okello. “Al final, lo que queremos es salvar vidas, tanto la de los niños que están por nacer como las de las madres”.

WinSenga está construido sobre tecnología Microsoft – la aplicación fue creada en Visual Studio y está soportada por los servicios de nube de Azure. WinSenga corre en Windows Phone.

“Por mucho, Microsoft ha sido nuestro principal apoyo”, comentó Okello. “Imagine Cup nos abrió un mundo nuevo por completo –nos abrió los ojos y fue como un trampolín para todo lo demás que hicimos”.

De esto se tratan Imagine Cup y nuestros otros programas Microsoft YouthSpark, mencionó Ken Ryals, director senior en Microsoft Philanthropies. El equipo Cipher256 es un ejemplo de cómo ampliar el acceso a las habilidades informáticas puede liberar la innovación que puede hacer una diferencia real en la sociedad.

“Para nuestra misión como empresa de impulsar a cada persona y organización en el planeta, esto es esencial. Sentimos que los jóvenes tienen la pasión y la ingenuidad para cambiar el mundo de manera positiva, y al combinar eso con habilidades en ciencias de la computación podemos ayudarles a que consigan cosas increíbles”, mencionó Ryals.

“Con tantos problemas complejos que enfrentan las comunidades alrededor del mundo, nos da esperanzas para el futuro saber que hay jóvenes visionarios y motivados allá afuera, que imaginarán y crearán soluciones significativas”.

Robert Busingye, un ginecólogo – obstetricia en Uganda, comentó que en su país, los doctores y las parteras aún usan con mucha frecuencia el cuerno Pinard, un estetoscopio fetal inventado por el doctor Adolphe Pinard, obstetricia francés, en 1895. Aún se utiliza colocar el cuerno Pinard en el estómago de la madre y escuchar el latido del corazón del bebé, por supuesto, pues es utilizado todavía más de 100 años después de haber sido inventado. Pero la efectividad del cuerno Pinard se basa de manera importante en la experiencia de la partera.

Si tienes un talento, creo que le debes al resto de la humanidad utilizarlo para hacer un cambio. La mejor recompensa que pudieras tener es saber que viviste una vida que impactó a otras personas.

“Hay algunos retos. La partera necesita ser muy buen para ser capaz de captar el latido del corazón. En ocasiones, éste se puede confundir con el de la madre”, comentó Busingye, que ha ayudado al equipo WinSenga a probar y mejorar su producto. “Y cuando el latido es rápido o lento, podría dificultársele contar de manera precisa. Y desde que hay estándares sobre lo que es normal y no, ella podría clasificar mal lo que no es normal, y luego clasificarlo como normal, lo que llevaría a un error”.

Esos errores significan que podría pasarse por alto algún peligro para el feto, que al final podría poner en peligro tanto al bebé como a la madre. La sensibilidad de WinSenga no solo facilita rastrear el latido del corazón, también hacerlo en una etapa temprana del embarazo – a la semana 13, contra las 22 semanas de gestación que por lo general toma ser capaces de escuchar el latido del corazón a través del cuerno Pinard. WinSenga también ha probado ser de gran ayuda en el pabellón de partos, pues permite a doctores y parteras monitorear de cerca el latido del corazón del bebé durante el proceso de alumbramiento.

“Tenemos una alta tasa de mortalidad en fetos. Perdemos muchos bebés en este país y cualquier cosa que podamos hacer que pueda mejorar la precisión para poder detectar si hay un problema y actuar a tiempo podría ayudar a los médicos a mejorar esa estadística”, mencionó Busingye. “Es sorprendente. Y, como alguien que ha trabajado por algún tiempo, me vuelve a cargar de energía ser capaz de ver a los viejos problemas que tenemos y darme cuenta que hay nuevas maneras de ver a ese mismo problema y descubrir cómo solucionarlo. Ahora que tenemos a los jóvenes, ellos tienen otras habilidades que nosotros tal vez no adquirimos durante nuestra vida. Y en conjunto, podemos trabajar hacia un mejor futuro”.

Hacia un mejor futuro es donde Okello tiene su mirada puesta.

“Como doctor, sentía que podía impactar a un gran número de vidas. Pero como desarrollador, puedo impactar de manera potencial, muchas, muchas más”, comentó. “Soy una de esas personas que creen que los problemas de África no tienen que ver con política, sino con mentalidad. Suena trillado pero si crees en algo, lo puedes conseguir”.

Crear una empresa nueva que sea exitosa ha sido un trabajo muy grande y aunque hay días en los que batalla sólo para tener las luces encendidas, y días en los que en definitiva siente que se va a rendir, Okello comenta que él cree.

“Ya sea que creas en dios o el universo o la ciencia, no importa. Si tienes un talento, creo que le debes al resto de la humanidad utilizarlo para hacer un cambio”, concluyó Okello. “Solo no vengas y consumas y luego mueras y te vayas. La mejor recompensa que podrás tener es saber que viviste una vida que impactó a otras personas. Y tal vez de manera positiva, ¿Sabes?”

Imágenes por David Palmer.